Skip to content

Las buitreras de Miraflores

by en 20/09/2016

by Jesús

18 de septiembre de 2016

Asistentes: Isa, Rachel, Alex, Jimmie, Joaco, Juancar, Johnnie, Kike, Berto y un servidor (Jesús).

Características: 60 km aprox. 1500 m desnivel acumulado. Exigente pero muy divertida

buitreras

Todo empezó Hacia las 8h. bueno, realmente me había levantado dos horas antes para salir de casa sin hacer ruido ni molestar ni al perro,  cuando los pájaros comienzan sus primeros vuelos y algunos andan todavía con el regusto en la boca de las últimas copas de la  noche anterior, un grupo de madrugadores bikers nos juntamos en el Génova para hacer una ruta circular inventá por el amigo Quique.

“”joder qué rasca”” fue lo que más se escuchaba al inicio, y es que con 8º aproximadamente, nos pilla con el pie cambiado esta temperatura para ir de corto, aunque,  tras unas cuantas rampas y según va transcurriendo el día,  coges la temperatura adecuada…

2

Mi negrita (así llamo a mi bici), debió pensar: a ver por dónde me vas a meter hoy “maricón” que te conozco y mira que te tengo dicho que me pongas líquido tubeless que me llevas más seca que la mojama…pero ayer, yo era un simple invitado, un desconocedor de la ruta, un ver oir y callar.

la-negrita

Nuestro camino nos condujo hasta Miraflores por diferentes pistas, cruzando la via del tren y subiendo una empedrada calle, donde algunos colegas se marcharon de vuelta a Cotos. Nos dirigimos hacia la hoya de San Blas por unas pistas sube baja, (más bien sube) en las que nos cruzamos con algunos otros grupos de ciclistas. Las vistas iban ganando enteros, pudiendo ver al sur el embalse de Santillana y el Cerro San Pedro más hacia el este. Las cuatro torres como cuatro vigías, se observaban no muy limpias, seguro que por la polución que se forma en nuestro querido Madrid donde entre semana nos movemos cual zombis a un son que otros tocan, pensando y deseando hacer lo que en ese momento mi negrita y yo nos ocupaba. Por caminos más bien sombríos en los que se alternaban los pinos, encinas y robles el amigo Quique marcaba un buen ritmo y al cabo de un rato le dije: el resto del grupo sabe el camino? Sí, yo creo que sí dijo pero vamos a bajar el pistón que no muy lejos hay que tomar un caminillo…en un momento dado, nos paramos a observar el camino buscando orientación y decidimos que dábamos la vuelta porque todo apuntaba a habernos pasado. Por suerte, a los pocos minutos, nos encontramos al resto de colegas y sólo tuvimos que retroceder unos metros más para tomar a la izquierda de nuestro sentido original, un sendero trialero muy divertido, en el que se alternaban las piedras con las raíces y curvas cerradas al estilo “120º”que nos ponían en aprietos para sortearlas sin poner pie en el suelo y que desembocó en una pista, siendo este el punto más alejado de la ruta. Especial mención a esta bajada, de esas que no te permiten muchos despistes y necesitan buen tacto en los frenos para controlar la bici. (de las que mola luego contar la jugada en el bar)

3

Retomamos la vuelta nuevamente hacia Miraflores pero, cuando miré el reloj, me sentí como la cenicienta cuando dieron las 12 o las 00 o las 24… bueno, vosotros me entendéis, en ese momento, decidimos que lo más sensato era de nuevo partir el grupo y guiado por Quique nos dirigimos hasta “look de flowers”.

44

Desde allí, bajamos tras un coche (sé que era negro pero no recuerdo el modelo) por carretera a un ritmo de los guapos, mi negrita me decía: cuidado con el radar!!!! Jajajaja pero la verdad es que fue una gozada porque las curvas, aun sin conocer la carretera, eran muy previsibles. Desembocamos en una rotonda en las postrimerías de Guadalix, y ya todo por carretera, nos fuimos relevando súper Quique y mi negrita para hacer frente al fastidioso viento que nos ralentizaba, en esos momentos siempre recuerdo el dicho de <<en bici todo da por culo menos el viento que siempre da de cara>>, de postre,  teníamos que enfrentarnos a la subida de la vaguada en la que tienes esa sensación de pensar: venga, no queda nada, es esta subida y me espera una cerveza bien fresquita y a comentar la jugada con los colegas…per no, en mi caso era haciendo un símil de transición en un triatlón, abatir asientos, quitar rueda, meter coche y salir zumbando…

5

Coteños, cotosos, colegas: muchas gracias por vuestra ruta, compañía y buen rollo; si me invitáis repito y desde ahora os digo que, si os apetece, montamos una por mi zona: El Escorial-Robledo de Chavela. Mi negrita os hará de cicerón (o la rubita que ahora ésta está durmiendo y no nos oye ;-)).

…Y mientras tanto, los “bicivoladores en La Pinilla…

bicivoladores.jpg

 

Anuncios

From → Salidas

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: